La protesta, según algunas fuentes, ha reunido a más de 150.000 personas

Al menos 250 personas han sido detenidas este domingo en Bielorrusia durante una nueva multitudinaria protesta en Minsk contra el presidente Alexandr Lukashenko. Los manifestantes, han sido acusados de portar banderas prohibidas, en clara alusión a la bandera rojiblanca, el símbolo de la independencia del país y del movimiento opositor, o por llevar pancartas con lemas insultantes para las autoridades.

Además de la renuncia del presidente y la convocatoria de nuevas elecciones, los manifestantes exigen la liberación de los miembros del presidium del consejo coordinador opositor, entre ellos la carismática María Kolésnikova, que se negó a ser expulsada del país y ahora se encuentra en prisión.