Undécimo día de guerra en las puertas de Trípoli. Los combates entre las fuerzas afines al Gobierno de Trípoli, reconocido por la ONU, y las del Ejército Nacional Libio, de Jalifa Haftar son, cada vez, más intensos. Unos y otros tratan de hacerse con el control de varias ciudades. Entre ellas, Trípoli, capital del país.

Al menos 130 personas murieron, entre ellas 35 niños, como consecuencia de los enfrentamientos y hay al menos 750 heridos, 200 de ellos en grave estado, según informó el presidente de la Asociación de Médicos Extranjeros, Foad Aodi, en contacto con médicos libios de distintos hospitales.

La tensión ha aumentado en las últimas horas, después de que las fuerzas leales al Gobierno de Trípoli derribaran un avión militar de las tropas adversarias. Según una fuente local, la aeronave fue derribada cuando sobrevolaba la zona sur de Trípoli con la intención de lanzar ataques contra civiles en la capital.

En medio de la ofensiva, el mariscal Haftar se reunió este domingo con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, en El Cairo. El encuentro forma parte de la ronda de contactos que mantiene con líderes de la región para recabar apoyos. Ambos abordaron “los últimos acontecimientos en Libia y el compromiso de Egipto con la unidad, estabilidad y seguridad” del país vecino.