El tercer día consecutivo del “vórtice polar” sobre el medio-oeste de Estados Unidos deja temperaturas de récords históricos de -40º, sensación térmica por debajo de los -50º, y al menos 12 muertos, según el recuento provisional de las autoridades estadounidenses.