La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible puede lograrse todavía, según un informe de las Naciones Unidas sobre el camino recorrido hasta ahora para lograrla que será lanzado ante los líderes mundiales en la próxima Asamblea General a finales de septiembre. El informe The Future is Now: Science for Achiving Sustainable Development (el futuro es ahora: la ciencia al servicio del desarrollo sostenible), redactado por un grupo independiente de científicos advierte, sin embargo, que para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de esa Agenda se debe plantear un cambio radical en términos medioambientales, económicos y sociales. Factores que están interconectados.

El documento, de 250 páginas, explica que alcanzar estos Objetivos exige fundamentalmente desacoplar el crecimiento económico y la degradación medioambiental, reduciendo al mismo tiempo las desigualdades sociales y de género en términos de riqueza, ingresos y acceso a las mismas oportunidades.

La cuestión es compleja y no existe una solución única que sirva para todos, por lo que las medidas para el cambio deben ser diferentes entre países en desarrollo y países desarrollados.

La amplia transformación que se necesita no será fácil. Hará falta una profunda comprensión científica para anticipar y mitigar las tensiones inherentes a un cambio estructural de esa naturaleza. Por ejemplo, aquellos que pierdan sus trabajos en la industria energética por el abandono de los combustibles fósiles deben recibir apoyo para lograr medios de vida alternativos.

Lo que sí está claro y es simple es que “generar el crecimiento económico a base de aumentar el consumo de bienes materiales ya no es una opción viable a nivel mundial”, según el informe, que ha sido presentado este miércoles en la sede de la Organización en Nueva York.

Las proyecciones indican que el uso de materiales a nivel planetario se duplicará prácticamente entre 2017 y 2060 pasando de 89 a 167 gigatoneladas, lo que conllevará un aumento de las emisiones de gases tóxicos, contaminantes y de efecto invernadero.

Según los científicos, el modelo actual de desarrollo ha brindado prosperidad a cientos de millones de personas pero, al mismo tiempo, ha llevado a la pobreza continua y otras privaciones a otros muchos millones. Además, ha creado unos niveles sin precedentes de desigualdad que socavan la innovación, la cohesión social y el crecimiento económico sostenible.

Por si fuera poco, ese modelo ha acercado al mundo a “puntos de inflexión del sistema climático mundial y en la biodiversidad”.

Foto: PNUD//Karin Schermbrucker