La explosión en el puerto de la capital libanesa dejó 178 muertos, más de 6500 heridos, decenas de desaparecidos y miles de personas sin una vivienda

La Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) llamó a los donantes internacionales a aportar 565 millones de dólares para llevar ayuda vital a la población damnificada por las explosiones del 4 de agosto en Beirut y para apoyar a la recuperación y reconstrucción de la zona y los medios de vida destruidos en el estallido.

La explosión en el puerto de la capital libanesa dejó 178 muertos, más de 6500 heridos, decenas de desaparecidos y miles de personas sin una vivienda, según las evaluaciones realizadas por los equipos especializados de la ONU, desplegados después de la tragedia.

El siniestro dañó también seis hospitales, tres de los cuales quedaron fuera de operación, y más de veinte clínicas, además de destruir ciento de hogares y dejar sin empleo a unos 100.000 trabajadores.

Las evaluaciones revelaron entre las principales necesidades de la población el acceso a servicios básicos como la salud, el agua y la electricidad, y concluyeron que la gente precisa del respaldo internacional para superar esta situación.

UNICEF solicitó 46,7 millones de dólares para llevar ayuda a 100.000 niños. La agencia para la infancia proporcionará apoyo psicológico a los menores y a sus familias para que se recuperen del trauma. También rehabilitará servicios esenciales en las casas, como el agua y saneamiento, además de centros de salud y escuelas. En tercer lugar, UNICEF entrenará y equipará a adolescentes en tareas como la carpintería, fontanería o construcción para que puedan participar en la reconstrucción.

“Nos hemos visto sobrepasados por la cantidad de jóvenes que querían apoyar y lo han estado haciendo increíblemente. Les hemos ayudado con herramientas y equipamiento para que puedan estar en la calle recogiendo escombros, cocinando y limpiando y continuaremos este apoyo”, dijo la portavoz Violet Warnery.

El Programa Mundial de Alimentos, que enviará 50.000 toneladas de trigo al país además de paquetes de comida, solicitó 235 millones de dólares para poder llevar ayuda a los más vulnerables en los próximos seis meses, además de ayudar al país con la logística y el suministro de bienes.