La Agencia Tributaria ha lanzado este jueves una gran operación a escala nacional contra el fraude fiscal en el sector del comercio mayorista de frutas y hortalizas. La operación, denominada ‘Carpo’, supone el desarrollo a lo largo de esta jornada de un total de 75 entradas en otros tantos locales distribuidos en 13 comunidades autónomas, y el inicio de inspecciones a 80 contribuyentes -62 sociedades y 18 personas físicas socios y administradores de las sociedades investigadas- vinculados con estos locales, que en su mayoría se encuentran en mercados centrales.

El dispositivo desplegado por la AEAT afecta a locales situados en Andalucía (11), Aragón (5), Asturias (2), Baleares (1), Canarias (6), Cantabria (1), Castilla y León (3), Extremadura (2), Galicia (11), Madrid (14), Murcia (3), La Rioja (1) y Comunidad Valenciana (15), requiriendo la participación de más de 430 funcionarios de la Agencia y apoyo policial para realizar con seguridad las entradas. El operativo, a su vez, se ha ampliado a País Vasco y Navarra mediante la acción coordinada de sus Haciendas Forales.

Las actuaciones de entrada se han iniciado a primera hora de la mañana con la personación de la Inspección Tributaria y sus Unidades de Auditoría Informática (UAI) en los locales de las sociedades investigadas con el fin de acceder directamente a su documentación e información contable o auxiliar real, incluidos los sistemas informáticos de procesamiento de la información y los datáfonos utilizados.

Los investigadores de la Agencia Tributaria cuentan con indicios que les llevan a pensar que varias de las sociedades afectadas por la operación Carpo han utilizado, para facilitarse la ocultación de parte de sus ventas, programas informáticos cuya finalidad última es la manipulación de las ventas reales, suprimiendo la totalidad del importe de una transacción o modificando su importe.

En el sector del comercio al por mayor de frutas y hortalizas, como en otros anteriormente, también se ha detectado la existencia de ‘software’ de ocultación de ventas, programas que serán prohibidos con la puesta en marcha del nuevo paquete de medidas antifraude, actualmente en fase de anteproyecto de ley.

Para la detección de estos programas, que dificultan el conocimiento de la actividad real desarrollada por las sociedades, está teniendo gran importancia la colaboración ciudadana por medio de las denuncias tributarias orientadas a este fin.