La medida debería facilitar la apertura de las negociaciones de paz

Las autoridades afganas anunciaron este viernes (14.08.2020) que han empezado a liberar a los últimos 400 prisioneros talibanes. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Javid Faisal, precisó que el jueves fueron liberados 80 detenidos, lo cual “acelerará los esfuerzos de cara a unas discusiones directas y un alto el fuego duradero y nacional”.

La suerte de esos 400 talibanes era uno de los principales escollos para el inicio de las negociaciones, muchas veces aplazadas, entre los insurgentes y el gobierno afgano, que se había comprometido a realizar previamente un intercambio de prisioneros.

Una “loya jirga”, una gran asamblea afgana compuesta por miles de dignatarios, responsables estatales y jefes tribales, aceptó el domingo que los 400 talibanes fueran liberados.

El lunes por la noche, el presidente, Ashraf Ghani, firmó un decreto a tal efecto, anunciaron sus servicios. Algunos de esos prisioneros estuvieron implicados en mortíferos ataques que mataron tanto a afganos como a extranjeros.

Kabul ya había puesto en libertad a cerca de 5.000 talibanes, pero hasta ahora las autoridades afganas se negaban a liberar a los 400 últimos cautivos reclamados por los insurgentes.

La liberación de “criminales” y traficantes de drogas “seguramente supondrá un peligro para nosotros, para (Estados Unidos) y para el mundo”, advirtió el jueves Ashraf Ghani durante una videoconferencia organizada por un centro de reflexión de Washington, el Council on Foreign Relations.

La paz tiene un precio y con esta liberación “nosotros pagamos la parte más alta, lo que significa que la paz tendrá consecuencias”, señaló.