Más de cinco millones de personas sufren migraña

Dolor intenso en un lado de la cabeza o en ambos, sensibilidad a la luz, al sonido y, a veces, al olfato y al tacto, dificultad para hablar; incluso náuseas y vómitos. Estos son solo algunos de los síntomas que puede sufrir una persona con migraña. Esta enfermedad neurológica e incapacitante afecta a más de cinco millones de personas en España (el 12% de los españoles), principalmente mujeres (ocho de cada 10) jóvenes (20-40 años).

A pesar de su alta incidencia, la migraña es una enfermedad infradiagnosticada (tarda de media casi siete años en ser diagnosticada), invisible y poco reconocida, aunque con un fuerte impacto en la calidad de vida de quienes la padecen (en el área personal, familiar, social y laboral).

En concreto, según la escala MIDAS, el 50%[1] de las personas con migraña presenta una discapacidad grave o muy grave además de que condiciona la salud física y psicológica: el 41% presenta ansiedad y el 23% depresión. En este sentido, a nivel laboral, la migraña provoca presentismo laboral –disminución de la eficacia en el trabajo– en casi el 64% de las personas con migraña crónica[2].

Por ello, con motivo del Día Internacional de la acción contra la migraña que se celebra anualmente (12 de septiembre) con el principal objetivo de visibilizar y concienciar a la sociedad sobre el impacto de la migraña, la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE) pone en marcha a través de Twitter e Instagram la campaña Mi migraña es… con la colaboración de Novartis, Lilly, Teva y Grunenthal.  

Utilizando en Twitter el hashtag #MiMigrañaEs, las personas podrán compartir cómo viven la enfermedad y cómo afecta a su calidad de vida, mientras que, para Instagram, AEMICE contará con un filtro específico para que las personas puedan experimentar qué se siente cuando se padece una crisis de migraña. Si quieres ponerte en la piel de una persona con migraña, visita el perfil Instagram @dolordecabeza_aemice.   

La presidenta de AEMICE, Isabel Colomina, explica que, a través de esta campaña se quiere visibilizar cómo impacta la migraña en la vida de las personas y hace hincapié en que cada migraña es distinta, al igual que cada paciente. “Tenemos que transmitir a la sociedad que la migraña es mucho más que un dolor de cabeza. Es una enfermedad que, cuando se tiene una crisis, es incapacitante y condiciona la vida de quienes la sufrimos”, destaca.

Sin embargo, la presidenta lanza un mensaje positivo con el que remarca que, en la mayoría de los casos, gracias a un correcto diagnóstico, un tratamiento personalizado y un estilo de vida adecuado se puede manejar. Para lograrlo, recuerda, es imprescindible la coordinación entre los diferentes niveles asistenciales, la investigación continua y contribuir a mejorar el conocimiento entorno a la migraña y reconocer la discapacidad e incapacidad asociada a esta enfermedad.

Al mismo tiempo, la doctora Sonia Santos, neuróloga responsable de la consulta de cefaleas del Hospital Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN), suscribe las palabras de Colomina y remarca que el tratamiento de la migraña se basa en tres pilares fundamentales: “la educación del paciente en cuanto a hábitos y estilo de vida saludables (mantener los mismos horarios de comida, una buena calidad de sueño y evitar el sedentarismo y la auto-medicación), el tratamiento sintomático (de los ataques) y el tratamiento preventivo”.

Al respecto, la especialista subraya que se debe insistir en lo importante que es la preparación previa de la visita médica. “Es recomendable que, en la medida de lo posible, lleven un diario en el que queden registrados los ataques, para evitar sesgos de memoria”, advierte.

Seguir educando a la sociedad para seguir generando conciencia social e informando y empoderando a las personas con migraña para que adquieran un papel activo en el manejo y control de su enfermedad, adoptando un estilo de vida saludable basado en una alimentación baja en grasas, realizando ejercicio físico diario y controlando las fuentes de estrés, son aspectos esenciales para AEMICE. 

Desde AEMICE, se señala que las personas con migraña tienden a modificar su estilo de vida, reduciendo o evitando actividades sociales por miedo a padecer crisis de migraña, lo que puede impactar en el entorno familiar por la situación de alta vulnerabilidad, estrés e incertidumbre en la que se encuentran.

En este sentido, la doctora Santos explica que, desde el Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN se está trabajando, en colaboración con AEMICE, en reivindicar la migraña como “una enfermedad, que es, además, la segunda causa de años vividos con discapacidad”. Al respecto, Colomina apunta que es importante no solo que los profesionales sanitarios reciban una formación continua y permanentemente en esta patología, sino que los pacientes mejoren el conocimiento acerca de la migraña porque así se podrían reducir las cifras del infradiagnóstico actual. 

Finalmente, con el objetivo de entender mejor esta patología y poder también reducir el estigma asociado a ella, conocer las herramientas disponibles para el abordaje de la migraña crónica y ofrecer consejos para adquirir hábitos que favorezcan la calidad de vida, AEMICE organiza el próximo 14 de septiembre una jornada online a través de su canal YouTube Live. Para poder inscribirse visita el siguiente enlace.

Recientemente, la Federación Europea de Asociaciones Neurológicas (EFNA) publicó un estudio[3] en el que evidencia que un 96% de las personas que padecen migraña o cefalea se siente estigmatizado. Un estigma que suele asociarse al desconocimiento, a mitos asociados a las enfermedades neurológicas o a la propia invisibilidad de algunas de estas enfermedades y, por ello, desde AEMICE insisten en la necesidad de mejorar el conocimiento que existe en torno a estas patologías.  


[1] Esta escala evalúa la pérdida de días en las áreas personal, profesional y familiar, durante los tres últimos meses como consecuencia de la crisis de migraña.

[2] Datos extraídos del Atlas de la Migraña 2018.

[3] https://www.efna.net/survey2020/