La agencia de la ONU para los refugiados ha pedido a las Fuerzas Democráticas Sirias, uno de los grupos que luchan contra el DAESH, que abran un corredor humanitario para acceder a los sirios que intentan llegar a un campamento en el noreste del país. Más de 29 niños han muerto en los últimos días por las brutales condiciones del invierno.

Las Fuerzas Democráticas Sirias  tienen el control “de facto” del enclave de Hajin en Deir al-Zor, al noreste del país. Los combates han hecho que más de 20.000 civiles, la mayoría mujeres y niños, huyan al campo de desplazados de al-Hol.

“Los actores humanitarios han pedido conjuntamente a las fuerzas en control del área que designen un sitio de tránsito en la ruta a al-Hol donde se puede dar ayuda de emergencia. Esta iniciativa sigue sin implementarse dos semanas después”, dijo Andrej Mahecic, el portavoz de ACNUR.

ACNUR asegura que ese grupo combatiente también ha confiscado documentos de identidad e impedido el movimiento de personas desplazadas en la provincia de Hasakah.