El Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, ha pedido a Jordania que abra sus fronteras para dar refugio temporal a las decenas de miles de sirios que huyen de la ofensiva en el suroeste del país.

Más de 320.000 sirios han tenido que desplazarse y “sobreviven en condiciones horrendas e inseguras”, dice Filippo Grandi en un comunicado. Entre los desplazados hay 60.000 personas acampadas en la frontera con Jordania.
Además, Grandi asegura que está “muy preocupado por la población civil atrapada en el fuego cruzado en el sudoeste de Siria, donde “unas 750.000 vidas están en peligro”.

Algunas fuentes cifran en 149 los fallecidos, entre los que habría 30 niños, desde el inicio de la campaña militar de la aviación siria y rusa.