El compromiso de CroisiEurope con la protección de la naturaleza va mucho más allá de las exigencias regulatorias. De hecho, la compañía de cruceros fluviales se cuestiona constantemente y reflexiona para desarrollar proyectos con fines ecológicos. Tras las pruebas concluyentes realizadas en el Sena con AS Energy, sus barcos han adoptado el GTL (gas-to-liquid), un carburante sintético procedente de la transformación de gas natural más ecológico que el diésel que permite mejorar su comportamiento medioambiental.

La transición energética está en proceso en el Sena y pronto lo estará en otros ríos. A lo largo de los años la compañía ha realizado otras acciones en esta misma línea:

  • Instalación de ahorradores de agua en todos sus barcos, lo que permite reducir un 35% el consumo de agua potable y disminuir así la producción de aguas residuales.
  • Instalación de sistemas de evaluación de las aguas residuales en todos sus barcos, que se vacían durante las escalas en plantas depuradoras o sistemas de alcantarillados urbanos, con algunas unidades de las centrales depuradoras.
  • Instalación de un colector de aguas residuales en la estación fluvial de CroisiEurope directamente unido al alcantarillado de la ciudad.
  • Cuando los puertos están equipados, sus barcos se conectan de forma sistemática a los terminales de conexión eléctrica (Power Lock Installation) y en el caso de embarcaderos propios, CroisiEurope financia estas nuevas instalaciones. Además, la mayoría de los barcos de la compañía cuentan con instalaciones eléctricas de bajo consumo.
  • En invierno, los barcos de CroisiEurope atracan en un puerto fluvial equipado con bornes de tomas eléctricas que permiten su alimentación, por lo que se reduce el ruido y la contaminación.
  • En París, las excursiones de la compañía se realizan en autobuses eléctricos, más silenciosos y menos contaminantes, para el bienestar de todo el mundo.
  • Los barcos de CroisiEurope cuentan con motores “label Greenship” que respetan las normas europeas más estrictas en materia de lucha contra la contaminación y se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La nueva tecnología utilizada a bordo permite limitar el consumo de carburante durante la navegación.
  • La ventilación de las salas de maquinaria está aislada, lo que permite reducir la contaminación sonora.
  • Todos los residuos se separan y se compactan a bordo antes de reciclarse.
  • El aceite del motor se recoge y los especialistas portuarios lo transforman.
  • Todos los productos de mantenimiento utilizados son biodegradables y ecológicos.
  • La pintura usada para exteriores no tiene componentes contaminantes.
  • La compañía está reemplazando progresivamente las pajitas de plástico por pajitas de cartón biodegradables. En el futuro, los vasos de plástico también se cambiarán.
  • Para la sustitución de toallas de baño, sensibilizan a sus clientes respecto a la ecología a través de mensajes escritos y orales.
  • CroisiEurope está asociada con Imrpim’Vert, una organización que respeta unos criterios de impresión ecológicos y toda la documentación de la compañía se imprime con tintas vegetales y en papel no blanqueado.
  • La compañía está afiliada al Comité des Amateurs Fluviaux (Comité de Armadores Fluviales), que federa a los actores de la profesión y organiza acciones comunes para enfrentarse a los grandes desafíos del mañana.
  • En 2018 CroisiEurope se adhirió al planteamiento CLES (Cooperaciones Locales y Ambientales en Sinergias) llevada a cabo en la zona portuaria de Estrasburgo, donde se encuentra la estación fluvial de la compañía, y con la colaboración de empresas vecinas. Este planteamiento tiene como objetivo el crear sinergias para optimizar la gestión de los recursos y para reducir el impacto medioambiental de sus actividades sobre el territorio.