El juez les considera “inocentes” y no aprecia negligencia porque no se pudo prever la magnitud del tsunami

Durante la lectura de las conclusiones de la sentencia, los cientos de asistentes como público y los tres acusados se han mantenido en silencio. Los imputados se enfrentaban a cinco años de prisión, tanto el expresidente del consejo de administración de Tokyo Electric Power (Tepco), Tsunehisa Katsumata (79 años), como los dos ex vicepresidentes en el momento del accidente, Sakae Muto (69 años) et Ichiro Takekuro de 73.

La acusación sostenía que estos altos ejecutivos sabían antes del accidente que el riesgo de tsunami superaba la capacidad de resistencia de la central de Fukushima pero que no tomaron ninguna medida.

Estos tres antiguos responsables de la empresa que gestionaba la planta nuclear de Fukushima Daiichi son las únicas personas físicas juzgadas por el desastre, el peor accidente nuclear de la historia después de la tragedia de Chérnobil en 1986 en la extinta URSS.