EL NUEVO ESPACIO GASTRONÓMICO Y DE OCIO CONTEMPORÁNEO

 Una ubicación privilegiada en los jardines del Thyssen, un diseño arquitectónico en tres alturas y una oferta gastronómica adaptada al día a día son algunos de los ingredientes del nuevo espacio diseñado por El Antiguo Convento Catering, empresa gestora de los servicios gastronómicos del Museo

Las Terrazas del Thyssen El Museo Thyssen-Bornemisza, uno de los tres museos de Arte Contemporáneo que conforman ‘la milla de arte’ de Madrid, sigue apostando por ofrecer una completa oferta gastronómica y de ocio, tanto a sus visitantes como al público madrileño en general. Esta primavera sorprende con la apertura de Las Terrazas del Thyssen, una vanguardista y versátil terraza que se suma a la cafetería, de horario limitado a la apertura del museo, y al restaurante estival El Mirador del Thyssen.

UN ESPACIO CON ARTE

Ubicada sobre la cafetería y con unas vistas inigualables a los jardines del museo y al Paseo del Prado, Las Terrazas del Thyssen se presentan como un espacio arquitectónico único estructurado en tres alturas en el que, sin necesidad de paredes, van delimitando distintas zonas: de mesas y taburetes altos, espacio chill-out con cómodos sillones y área de mesas tipo velador. Todo ello, en una minimalista combinación del color blanco con la madera, salpicada de flores naturales. Además, para poder disfrutar de ella en todo momento, independientemente de las condiciones climatológicas, cuenta con un techo abatible que se abre según la inclinación del sol y se cierra automáticamente cuando llueve. Un espacio que permanece abierto non-stop desde las 10:00 h. de la mañana, y que este verano al caer la noche, cobrará vida, y se convertirá en el epicentro para vivir, cóctel en mano, las tardes-noches más animadas.

COCINA SENCILLA, FRESCA Y LIGERA

En lo gastronómico,el Antiguo Convento Catering se ha encargado de idear una carta muy sencilla dividida en tres bloques: Para desayunar, Para picar y Tapas, Ensaladas y Más Artes con las que satisfacer las necesidades del público actual en cualquier momento del día. Así para empezar la jornada proponen tostadas de pan artesano con tomate y una selección de tartas como la de Santiago o de manzana. Para un picoteo no faltan el pincho de tortilla española, los quiches (de bacon y queso, de verduras) o los sándwiches (de pavo, rúcula y pesto, de salmón, recula y queso). También cuentan con gran variedad de ensaladas (césar, caprese y de hortalizas) y una refrescante crema que cambiará cada día.