“Tenía una pistola de juguete”, dijo el vocero de la policía militar. El secuestrador del autobús fue alcanzado por un disparo de un francotirador de las fuerzas especiales brasileñas; había tomado casi una veintena de rehenes pero no se conocía su motivación-