El tifón Lekima, el más potente que ha azotado China desde 2014, ha dejado al menos 44 muertos y 16 desaparecidos, según el último balance citado por la televisión estatal CGTN.

La tormenta tocó tierra por segunda vez en la noche del domingo en la ciudad portuaria de Qingdao (en la provincia oriental de Shandong), donde hasta ahora ha dejado cinco muertos y siete desaparecidos.

Estas víctimas se suman a las registradas en la provincia de Zhejiang, también en el este del país, donde fallecieron 39 personas y se desconoce el paradero de otras nueve. Al balance de muertos en China se suma un fallecimiento registrado en Taiwán, donde un hombre de 64 años murió tras caer de un árbol mientras podaba ramas como precaución ante la llegada del tifón.