05-14-2015Forest_Foods

Foto: FAO/Vasily Maksimov

La Comisión del Codex Alimentarius, el organismo de la ONU que fija pautas sobre la producción y el procesado de los alimentos con el objetivo de proteger la salud de los consumidores, inauguró este lunes su sesión 38 en Ginebra.

Durante el encuentro, que durará una semana, examinará y adoptará nuevos estándares de calidad y seguridad, incluyendo límites al uso de antibióticos en animales para consumo.

La Comisión es una iniciativa conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y abarca a 185 países además de la Unión Europea.

La Comisión adoptó directrices relacionadas con el parásito de la Trichinella que puede contaminar la carne de cerdo y otros animales.

También ha decidido convertir la norma regional en Asia adoptada en 2009 para garantizar la calidad de los productos de gingseng en un estándar mundial, siempre y cuando sean utilizados como un ingrediente alimenticio.

Durante el resto de la sesión, la Comisión también abordará otras cuestiones, como los niveles máximos de plomo que pueden tener las frutas y las verduras, así como el uso seguro de los aditivos alimentarios y los pesticidas.

Por último, se espera que respalde la creación por la FAO y la OMS de un nuevo fondo de 3,3 millones de dólares al año para promover una participación más activa de los países en desarrollo en la fijación de normas alimentarias internacionales desde 2016 a 2026.