Esta semana se ha hecho pública la resolución de la primera convocatoria del programa WiFi4EU, impulsado por la Comisión Europea con el objetivo de mejorar la vida de los ciudadanos europeos a través del uso de la tecnología.

Este programa, dotado con 120 millones de euros, permitirá que 8.000 ayuntamientos reciban ayudas, en forma de bonos de 15.000 euros, para financiar la instalación de zonas WiFi que permitan a los ciudadanos acceder de forma gratuita a Internet en espacios públicos.

La primera convocatoria del programa se abrió el 7 de noviembre y se cerró el 9 de diciembre tras recibir más de 13.000 solicitudes. La previsión es que se publiquen tres convocatorias adicionales durante los próximos dos años.

Los 42 millones de euros habilitados para esta convocatoria han permitido que 2.800 municipios se beneficien de estas ayudas, de los que 224 son españoles, que deberán comprometerse a mantener estos puntos en funcionamiento durante un mínimo de tres años, a garantizar su conexión a la mayor velocidad que esté disponible y a que esta velocidad sea siempre superior a los 30 megas. Estos puntos WiFi no podrán tener publicidad ni recoger datos personales de los usuarios.

En el caso de Castilla y León, la provincia que ha resultado más beneficiada es Salamanca, con ocho municipios, seguida de Ávila y Segovia, cada una de ellas con seis municipios, Burgos y León con tres cada una, Soria con dos y Palencia y Valladolid con uno cada una.

El proyecto WiFi4EU constituirá una red única a nivel europeo de uso sencillo para los ciudadanos, de manera que puedan conectarse a ella en cualquier país en el que encuentren una zona disponible con garantía de calidad y seguridad con el mismo procedimiento y credenciales que en su país de origen.