29 turistas, todos de nacionalidad alemana, han muerto este miércoles en un accidente de un autobús en la isla portuguesa de Madeira después de que el vehículo se saliese de la carretera y volcase sobre una vivienda por causas que aún se investigan.

El siniestro ocurrió en el municipio de Caniço, una localidad perteneciente a la provincia de Funchal, frecuentada por el turismo alemán por sus playas y sus paisajes. El autobús era de una empresa turística y en él viajaba un grupo de alemanes que estaba de visita en el archipiélago, según han confirmado las autoridades.

El accidente ha causado además dos decenas de heridos, entre ellos el conductor del autobús y el guía turístico, de nacionalidad portuguesa. Según el último parte ofrecido por el Hospital de Funchal, de los 27 heridos, 23 están en observación, 2 están en la unidad de cuidados intensivos y otras 2 ya han recibido el alta.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que en un principio ha anunciado que se desplazaría este mismo miércoles a la isla, ha decidido aplazar su viaje para dejar el avión de la Fuerza Aérea Portuguesa que iba a utilizar para el transporte de heridos. El gobierno regional de Madeira, por su parte, ha decretado tres días de luto por el accidente.

El Ministerio Público ha anunciado la apertura de una investigación.