Los ministros europeos de Interior, reunidos en Ámsterdam, han debatido la posibilidad de ampliar el tiempo de los controles fronterizos temporales de seis meses a dos años. Eso es lo que quieren algunos Estados miembros que se ven desbordados ante la llegada masiva de refugiados.

control-fronterizoEl ministro holandés de Inmigración, Klaas Dijkhof, cuyo país ocupa este semestre la presidencia de turno del Consejo de la UE, explicó que varios países, como Alemania y Austria, se han visto obligados a introducir controles temporales internos para hacer frente al flujo de personas llegadas a Europa, que superó el millón en 2015.

Grecia también estaba en la agenda de esta reunión, los ministros han pedido al país más esfuerzos para controlar el flujo de inmigrantes si quiere permanecer en la zona Schengen. El primer ministro esloveno, Miro Cerar, ya había propuesto enviar policías a las zonas más delicadas para atajar las llegadas.

La Comisión Europa ha negado que se vaya a apartar a Grecia del espacio Schengen. El comisario europeo de Interior y Migración, Dimitris Avramópulos, ha pedido a los países comunitarios que “hagan lo máximo posible para mantener y salvaguardar el mayor logro de la integración europea”.