En la población mexicana de Villa Unión, a unos 60 kilómetros de la frontera con Texas

21 personas han muerto este domingo en enfrentamientos entre la Policía y grupos armados en la localidad mexicana de Villa Unión, situada (Estados Unidos). Catorce de ellos, diez presuntos pistoleros del Cartel del Noroeste (CDN) y cuatro agentes, han fallecido en un tiroteo de cerca de siete horas horas de duración ante la presidencia municipal, cuya fachada ha recibido decenas de disparos. Además, seis policías resultaron heridos, aunque se encuentran fuera de peligro, ha explicado el gobernador de la región del estado de Coahuila, Miguel Riquelme.

Las otras siete personas, sospechosas de pertenecer al CDN, murieron horas después en una operación policial, según ha informado Reuters. 

En su comunicado, la Secretaría de Seguridad indicó que ante acciones como la registrada “responderá con toda la fuerza” y ratificó “que el combate a grupos delincuenciales es permanente”. “No se permitirá que estas bandas ingresen a territorio del estado”, enfatizó el texto oficial.