El coordinador de Ayuda Humanitaria de la ONU, Stephen O´Brien informó hoy al Consejo de Seguridad de que la situación en Siria se ha agravado en lo que va de año y que unos 13,5 millones de personas necesitan protección y asistencia humanitaria, 1,2 millones más que a finales del año anterior.
“Aun cuando la situación política y militar va evolucionando, la prioridad inmediata para las organizaciones humanitarias sigue siendo llegar a toda la gente necesitada en cualquier lugar en que residan. Para lograr esto, debemos tener acceso permanente, predecible y sin obstáculos en todo el país”, manifestó el Titular de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU.

O´Brien subrayó que en estos momentos hay 6,5 millones de desplazados internos y otros 4,2 millones de sirios han huido y la mayoría de ellas están refugiados en países vecinos.
Además, de las 680.000 personas que cruzaron el Mediterráneo este año para llegar a Europa, más del 50 por ciento procedían de Siria.

El Titular de OCHA reiteró que continúan produciéndose ataques indiscriminados contra civiles e impidiéndose el acceso a numerosas áreas donde residen miles de personas que necesitan ayuda urgente para sobrevivir. Además, siguen registrándose bombardeos de centros sanitarios y hospitales y agresiones a trabajadores de la salud.

O´Brien resaltó también que las partes enfrentadas continúan utilizando el cerco de localidades como arma de guerra y se calcula que casi 400.000 personas se hallan en lugares sitiados.

El Titular de OCHA señaló por otra parte que ha habido progresos en la concesión de visados a personal de la ONU por parte de las autoridades sirias y se han autorizado 23 convoyes de ayuda humanitaria de los 85 solicitados. La llegada del invierno probablemente agravará la situación en que se hallan numerosas familias si no cambia sustancialmente la situación, agregó.

O´Brien también pidió a los países donantes que mantenga o incrementen la ayuda que dan a las operaciones humanitarias en Siria durante el próximo año.