Cinco pescadores siguen desaparecidos, según informaron el lunes las autoridades gubernamentales. La mayoría de las víctimas se negaron a ser evacuadas y murieron a causa de la caída de árboles, dijo el viceministro de Bangladés para la gestión y el socorro en casos de desastre.

Alrededor de 6.000 hogares sufrieron daños parciales o totales. No se han registrado daños importantes en los campamentos del sudeste de Bangladés, donde viven cientos de miles de refugiados de la vecina Myanmar.