El pleno del Parlamento europeo ha aprobado este miércoles la ratificación del acuerdo de divorcio con Reino Unido, cumpliendo así con el penúltimo paso formal para asegurar una salida ordenada de los británicos de la Unión Europea este viernes 31 de enero, a falta de que los Veintisiete den luz verde este jueves.

Los eurodiputados han dado su visto bueno a los términos del divorcio por 621 a favor, 49 en contra y 13 abstenciones, en una votación celebrada en la sesión plenaria celebrada en Bruselas, la última que tendrá lugar con una Cámara de 751 miembros, ya que a partir del 1 de febrero se reducirá a 705 escaños con la salida de los británicos.

“Esto no es un adiós, solo es un hasta luego”, ha dicho el portavoz de la Eurocámara para el Brexit, el belga Guy Verhofstadt, durante un debate previo que ha servido para repasar los casi 50 años de relación con Reino Unido como Estado miembro y advertir a Londres de que el marco futuro dependerá de su grado de compromiso con los estándares hasta ahora comunes.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha confiado en que pese a su salida del bloque los británicos “siempre serán parte de la familia”. “Solo en la agonía de la despedida logramos ver la profundidad del amor”, ha dicho Von der Leyen haciendo suyas unas palabras de la escritora británica George Eliot, para después proclamar que la UE “siempre” les querrá y “nunca está lejos” de Reino Unido.

Y, de cara a la nueva fase de negociación para diseñar la relación definitiva, Von der Leyen ha avisado de que, “cuanto más se comprometa Reino Unido a respetar nuestras reglas que garantizan la igualdad de condiciones en materia de competencia, más fácil y profundo será su acceso al mercado europeo”.