La cifra de muertos en el atentado suicida con una ambulancia cargada de explosivos ocurrido este sábado en el centro de Kabul ha ascendido a 103 muertos y 235 heridos. “Desafortunadamente, muchas personas han muerto desde que fueron trasladadas al hospital”, ha anunciado el ministro del Interior, Wais Ahmad Barmak, en rueda de prensa.

El ministro ha explicado que la cifra de heridos incluye a todos los que tuvieron atención hospitalaria tanto los leves como los graves. Barmak ha precisado también que entre los heridos hay 35 policías, pero ha preferido no desvelar el número de miembros de ese cuerpo que perecieron el sábado.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas tras el final de la misión militar de la OTAN, que continúa en el país en tareas de adiestramiento y capacitación de las fuerzas afganas.

El pasado fin de semana más de una veintena de personas murieron en el Hotel Intercontinental de Kabul durante un asalto perpetrado por seis atacantes que mantuvieron un enfrentamiento con las tropas de seguridad durante más de 12 horas.

El miércoles un ataque del Estado Islámico contra la sede de Save the Children en Jalalabad (este) acabó con la muerte de cuatro empleados de la organización no gubernamental, un transeúnte y un miembro de las fuerzas de seguridad, así como de los cinco terroristas.