Maduro dijo que aspira “darle un gran empuje a las inversiones energéticas, a las inversiones económicas, y al comercio” entre ambas naciones. Esta visita de Maduro a China ha sido criticada por la oposición, que teme que Venezuela adquiera nuevas deudas.