“Amorós, como le sucede a las personas inteligentes y creativas, tiene la cualidad de hacer asequible lo difícil, construir mundos a base de imágenes y palabras y emocionar sin proponérselo. Este libro es una hermosa simbiosis de música, experiencias vitales, viajes, amistad y amor. Una alquimia perfecta. Una aleación de la capacidad evocadora de la música, la literatura y las ciudades amadas” (Emilio Lara: Los viajes y la vida (ABC 01-07-2018).

“Julio Verne escribió La vuelta al mundo en 80 días. Julio Cortázar la cambió por La vuelta al día en 80 mundos, porque cada día de los mundos de nuestra vida podía encerrar muchos mundos. En mi caso, ochenta cortos capítulos parece un número razonable para acercarse al inmenso mundo de la música” (Andrés Amorós).

Crítico taurino de la estirpe de los Cossío, Corrochano o Díaz Cañabate, Andrés Amorós es catedrático de Literatura Española (‘pata negra’, aclaro), escritor, colaborador asiduo de ABC y autor de más de 150 libros, todo ello sin olvidar su labor al frente del INAEM, de la Fundación Juan March ni de su autoría del texto de la ópera Don Quijote, con música de Cristóbal Halffter. Como reza la contraportada, “este libro escrito para lectores no especialistas- busca transmitir la pasión por la música, esto es, emocionar, acompañar, consolar, hacernos más felices”, en su aproximación tanto a Bach como al flamenco, a las bandas sonoras de las películas, a la ópera, al jazz o a la zarzuela. La mención de sus compañeros de amor por la música, en particular de nuestro común amigo, Pepe Bolaños, el gran médico y humanista, recientemente desaparecido, añade una bruma melancólica de la que resulta difícil evadirse.

Naturalmente, no es mi intención comentar las ‘ochenta músicas’ aquí analizadas, si bien no me resisto a reproducir algunos de los comentarios que justifican su inclusión en esta original antología de imprescindibles. Tal es el caso del “género chico”, llamado así por la duración, que no por la calidad del repertorio: La Gran Vía, La verbena de la Paloma, La Revoltosa, verdaderas joyas cuya música -que impresionó a personajes tan poco sospechosos de superficiales como Nietzsche o Valle Inclán- no han pasado de moda.

Muchas veces se ha insistido en que la ópera española es la zarzuela, equivalente al singspiel alemán, l’opéra comique francesa o incluso la opereta vienesa. Así lo entendieron grandes personalidades como Ataúlfo Argenta, a  quien el marqués de Bolarque tanto ayudara en la ingente tarea de dignificar una música cuya popularidad no iba en menoscabo de la calidad: Bretón,  Barbieri, Chueca, Fernández Caballero o Sorozábal son dignísimos ejemplos de una música cuya vitalidad y excelente factura asombró a los grandes músicos contemporáneos.

Las giras y grabaciones realizadas por Argenta al frente de la Orquesta Nacional de España, con la participación de grandes figuras de la lírica cuya sola evocación conduce a la nostalgia reavivaron el interés de miles de aficionados: Victoria de los Ángeles, Pilar Lorengar, Teresa Berganza, Ángeles Chamorro, Lina Huarte, Consuelo Rubio, Ana María Iriarte, Inés Rivadeneyra, Alfredo Kraus, Plácido Domingo, Jaume Aragall, José Carreras, Manuel Ausensi, Pedro Lavirgen… son el soporte permanente de  una actividad en parte truncada por la súbita desaparición de Argenta, una figura del podio cuyo nombre competía con los Karajan o Ansermet. Precisamente, este último había propuesto al joven director español como su sucesor al frente de la Orquesta de la Suisse Romande, una de las agrupaciones más prestigiosas de la época.

La muerte inesperada del músico de Castro Urdiales truncó un futuro ilusionante y renovador para la música española.

Al hilo del centenario de Federico Sopeña – otro de los grandes olvidados- merece la pena recordar la deuda de la música española -también la de allende las fronteras- con uno de los personajes más lúcidos y polifacéticos del siglo XX.

Miguel Fernández de los Ronderos   |   informaria@informaria.com

Artículo incluido en el número de octubre de la revista Agenda de la EmpresaMiguel-Fernandez-de-los-Ronderos-384x253 (1)