En el marco del encuentro ‘Somos Iberoamérica: legislando para el empoderamiento económico de las mujeres’, que ha tenido lugar los días 22 y 23 de octubre en Madrid, las vicepresidentas Carmen Calvo (España), Epsy Campbell (Costa Rica) y Alejandra Vicuña (Ecuador), junto a la directora ejecutiva adjunta de ONU Mujeres, Asa Regnér y la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, debatieron sobre las deudas de Iberoamérica para alcanzar la igualdad de género.

El debate precedió la presentación de un informe de la SEGIB y ONU Mujeres que advierte sobre la persistencia de leyes que discriminan directa o indirectamente a las mujeres en la región, lo que impide su autonomía y su empoderamiento económico. El informe titulado “Análisis de legislación discriminatoria en América Latina y el Caribe” detalla todas las normas que siguen segregando por género en Iberoamérica, entre ellas las que designan al hombre como representante familiar y las que excluyen a las mujeres de determinados trabajos, e insiste en la necesidad de derogar o modificar esas legislaciones, así como promulgar nuevas normas no discriminatorias para alcanzar la igualdad de género, que es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Es imprescindible que avancemos hacia sistemas que reconozcan el trabajo doméstico no remunerado, la igualdad de salarios y los derechos patrimoniales de la mujer. Sistemas que fomenten nuestro acceso al crédito, el trabajo formal y la protección social”, afirmó la secretaria Grynspan al inicio del encuentro.

Organizadas por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), ONU Mujeres y el Gobierno de España, las jornadas, inauguradas por el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, cuentan también con la participación de la canciller de Guatemala, Sandra Jovel; la secretaria de Estado de Igualdad española, Soledad Murillo; la directora regional para América Latina y el Caribe de ONU Mujeres, Luiza Carvalho, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entre otros.

Al término de la reunión de dos días se espera que los 22 países iberoamericanos acuerden unir esfuerzos para combatir la discriminación de las mujeres en la región, un compromiso escalable a la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en La Antigua, Guatemala, el 15 y 16 de noviembre.