Un grupo de investigadores de la Universidad Pablo de Olavide, coordinado por el profesor Diego Munguía Izquierdo, está llevando a cabo un estudio avalado por el Consejo Superior de Deportes que pretende conocer los efectos del ejercicio físico y actividad física sobre diferentes parámetros de salud. “El estudio se basa en la premisa de que ser físicamente activos conlleva una serie beneficios para la salud, pero aún desconocemos en qué grado el nivel de actividad física afecta a elementos como la ansiedad, la depresión, la calidad de vida, la calidad del sueño o los trastornos alimenticios”, señala el profesor Munguía, director del grupo de investigación Actividad Física, Salud y Deporte CTS-948, de la UPO.

Para recabar datos, los investigadores piden la colaboración del mayor número de personas para realizar un breve cuestionario online que estará disponible hasta el 28 de febrero en https://goo.gl/forms/rYSYgO9SFJCi6DxJ3

“El estudio está enmarcado en el ámbito epidemiológico y por ende requiere para su óptimo desarrollo de una elevada muestra de sujetos”, explica el profesor Mungía. Con este objetivo se están estableciendo acuerdos de colaboración con colegios, institutos, departamentos de educación, centros de tecnificación deportiva, centros de alto rendimiento, clubs deportivos de máximo nivel de rendimiento, empresas y colectivos sociales. “Animamos a todas aquellas personas mayores de 11 años de edad, sean físicamente activas o no, a que rellenen la encuesta” señala este profesor.

Así, el grupo de investigación Actividad Física, Salud y Deporte CTS-948 de la Universidad Pablo de Olavide también ha pedido su colaboración al Consejo Superior de Deportes y a diferentes clubes de élite andaluces. “Buscamos deportistas profesionales, amateurs, corredores de maratones, gente que no hace deporte… cuanto más amplia y diversa sea la muestra, mejor”, manifiestan los investigadores.

Los resultados iniciales de la investigación serán publicados en marzo. El programa estadístico secuenciará las edades y los niveles de actividad física y, en función de estos parámetros, lo comparará con la calidad del sueño o el nivel de ansiedad. “Los resultados prometen ser de interés desde una perspectiva de salud pública”, concluyen los investigadores, que animan a toda la población andaluza a colaborar con este ambicioso estudio.