La policía considera el ataque un acto “terrorista”, y confirmó en una rueda de prensa que el atacante murió media hora después de llegar al hospital, a donde fue trasladado tras recibir un disparo en el pecho de uno de los agentes que intentaban reducirlo.