El incendio, el viernes por la mañana, forzó a huir a miles de personas después de que dejara en ruinas a la localidad cercana de Paradise.