Unanimidad en el Parlamento al votar el miércoles a la noche el proyecto debatido y corregido durante tres años, desde los partidos laicos al islamista Ennahda, con respaldo de la sociedad civil y las asociaciones, para satisfacción de todos ellos.

La ley “histórica” es la primera en el mundo árabe, considera un delito tener sexo con menores de edad y deroga la posibilidad de que un violador no sea juzgado si se casa con su víctima.

El texto, que entrará en vigor dentro de seis meses, recoge importantes avances en diversos ámbitos y satisface las ambiciones de las organizaciones de la sociedad civil. En 43 artículos y 5 capítulos, la ley quiere proveer medidas eficaces contra cualquier forma de violencia basada en el género, a través de un enfoque global basado en la prevención, castigo de culpables y protección de las víctimas, con normas destinadas a garantizar la paridad entre lo sexos también en el trabajo.
Entre las novedades, está la derogación del artículo 227 bis del código penal que preveía una suerte de “perdón” a los violadores de una menor de edad en caso de un matrimonio “reparador”.

La norma aprobada contempla penas severas para los violadores, el cambio de la “edad de consenso” de los 13 a los 16 años, multas de hasta mil dinares (cerca de 350 euros) por molestias en la calle o espacios públicos.
También castiga el empleo de niñas para tareas domésticas con tres a seis meses de cárcel.