Este pasado mes de octubre hemos celebrado en familia el cumpleaños de la pequeña Andrea, ya son ocho años los que cumple. Al día siguiente, jugando con sus regalos, nosotros, sus padres, le preguntamos qué hacer con el dinerito que le habían regalado los abuelos, tíos y otros familiares. Nos contestó: “pues una parte lo ponemos en la hucha de las chuches y el cine, otra parte en la hucha de la tablet, y la otra en la hucha superchula del viaje en familia a Disney”.

En casa tenemos diferentes huchas en las que los pequeños guardan sus moneditas y billetes, sus ahorros. Cada hucha es una manualidad que hacemos previamente juntos en la que compartimos momentos en familia: tomamos un brick de leche, un botecito de cristal, cartulina de colores, etc., y dejamos un hueco en alguna parte para que se pueda introducir el dinerito. En la parte de fuera pintamos un dibujo relacionado con el para qué de la hucha: cine, chuches, tablet, viaje, por ejemplo. Es su hucha, hecha por ellos. Cuando hay acumulada cierta cantidad, lo que hacemos es contarla y la ponemos a trabajar para nosotros, es decir, usamos ese capital reunido para que genere más capital. Los niños tienen su propia cuenta corriente, varios fondos de inversión y otros servicios de ahorro que sus padres contratamos en el que depositamos ese ahorro para que cumpla con su cometido. Una parte la distribuimos en instrumentos de consumo inmediato y, otra parte, en instrumentos de inversión, cuyo consumo no es en el corto plazo y permite poner el ahorro a trabajar para los niños. Es decir, el ahorro se invierte. Para saber lo que llevamos reunido, lo que hacemos es introducir en cada hucha un extracto que compartimos con los pequeños para que vean, toquen y sepan lo que tienen. Queremos que aprendan que su dinerito en su hucha no crece solo. Sin embargo, si lo tratamos de otra manera, les ayuda a crecer sin que ellos tengan que hacer nada. ¡Es magia!

Los adultos ahorramos de diferentes maneras. Una de las formas que solemos utilizar es disminuir los gastos que en nuestro día a día tenemos, lo que va unido a la otra forma de ahorrar: acumulamos lo que nos sobra. De una u otra manera, el ahorro está en nuestra cultura, no consumimos todo por posibles imprevistos que nos puedan acontecer. De esta manera, quiero llevarte a una pregunta: ¿para qué ahorras? El mero hecho de darle sentido, de ponerle nombre al dinero, es generador de riqueza.

Te estructura tu forma de comportarte ante la toma de decisiones de carácter financiero que evita cualquier emoción que se interpone en ese momento. Por emoción puedo asimilar el “efecto manada”, tomar decisiones por imitar a otros porque no lo tienes claro, lo desconoces y te arrastran. Este no sería el caso de quien tiene su ahorro ordenado por compartimentos con un orden en cada uno de ellos, aunque es cierto que podría coincidir con el resto en la misma toma de decisión (dilucidada de manera diferente). Responder al para qué ayuda a poder hacer magia con tu ahorro. ¿Por qué? Pues porque tienes los objetivos claros. Sabes dónde estás y dónde vas.

El truco para que tu ahorro crezca sin que tú hagas nada se llama inversión. Y puedes convertirte en un gran mago si utilizas la herramienta de la planificación financiera.Y en esto consiste la magia: crearte huchas con diferentes horizontes temporales y en cuyas ranuras solo puedan tener cabida instrumentos financieros coherentes con el objetivo y el tiempo dado. Tendrás una hucha del ahorro que vas a usar con inmediatez (una cuenta corriente remunerada), una hucha del medio plazo y otra hucha del largo plazo (varios fondos de inversión en renta fija y renta variable). Estarás generando riqueza y educación financiera en los que te rodean.

Además, evitas el riesgo de dejar tu ahorro sin ponerlo a trabajar para ti y asumes el riesgo adecuado para hacer crecer el ahorro acumulado y que periódicamente acumulas porque sabes el para qué. Si te acompaña un profesional en el camino, te convertirás en un gran mago. Dime: tu ahorro, ¿lo pones a trabajar para ti?

Juan Francisco Martín Báñez

EFA European Financial Advisor Asociado EFPA 12099