La canciller alemana, Angela Merkel, llegó hoy a la Casa Blanca para mantener su primera reunión con el presidente estadounidense, Donald Trump.

Trump ha recibido a Angela Merkel en una jornada soleada en la capital estadounidense tras el paso de la tormenta Stella, que obligó a retrasar la visita de la canciller, inicialmente prevista para el pasado martes.

Los dos se han reunido en el Despacho Oval, donde los medios gráficos han tomado imágenes al inicio del encuentro, en el que, pese a las sonrisas de ambos, se ha percibido cierta distancia.

Esta primera reunión ha evidenciado las diferencias que mantienen en asuntos como el comercio internacional y la inmigración, si bien han anunciado avances en aspectos relativos a la seguridad, como el respaldo a la OTAN y a los acuerdos de Minsk que sostienen la tregua en Ucrania.

En la rueda de prensa conjunta, los dos líderes han intercambiado elogios y agradecimientos corteses, aunque han marcado claramente sus posturas, especialmente en lo relativo a los intercambios comerciales, con Merkel subrayando el beneficio mutuo que obtienen las dos partes cuando se comercia mientras Trump insistía en que, a su juicio, “Estados Unidos ha sido tratado de forma muy injusta” en acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

Merkel, por su parte, ha recordado hasta en dos ocasiones que Alemania no negocia, sino que es la Comisión Europea en nombre de todos los miembros de la Unión Europea, quien negocia los acuerdos comerciales y ha defendido que “todos los convenios comerciales [firmados hasta ahora] han traído más puestos de trabajo para Alemania y para la Unión Europea”.