El acuerdo, que fue firmado por Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría y ha estado vigente desde 1988, compromete a ambos países a la destrucción de todos los misiles nucleares y de misiles de corto y medio alcance desde 500 hasta 5.500 kilómetros.