La edición 2017 incluye, además de vehículos eléctricos, otras energías alternativas

“La principal novedad del Plan Movea respecto al Plan MOVELE de 2015 es que, además de ayudas para los coches eléctricos, se incluyen en el presupuesto a los vehículos movidos por energías alternativas como el GLP (Gas Licuado de Petróleo) y los vehículos de gas natural comprimido o licuado (GNC y GNL). También los propulsados por Fuel Cell pero no hay casi modelos con este sistema a la venta en España así que pocos se beneficiarán de estas ayudas”, asegura Joan Dalmau, responsable editorial de Coches.net.

“En el área de los eléctricos también hay cambios ya que el Plan Movea incluye, además de los coches eléctricos puros, los híbridos enchufables (que aunque tienen baterías recargables pueden funcionar al 100% con gasolina) y los eléctricos de autonomía extendida, es decir, los que tienen un motor de gasolina con un pequeño depósito que alimenta el motor eléctrico cuando se descarga la batería. Ahora mismo, el BMW i3 REX es el único modelo del mercado con este tipo de propuslión mixta”, añade.

La edición 2017 del Plan Movea (Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas), vigente hasta el 15 de octubre o hasta que los fondos se agoten (algo que se prevé ocurra en pocas semanas), está dotada con un presupuesto de 14,26 millones de euros, 2,44 millones de euros menos que en 2015 (16,7 millones de euros).

“Otra diferencia respecto al plan de 2015, es que en función de la autonomía del vehículo eléctrico la cuantía varía. Así los eléctricos (sean puros o híbridos enchufables) que tengan una autonomía de entre 15 y 40 kilómetros recibirán 1.300 euros; entre 40 y 90 kilómetros, 2.600 euros; y los de más de 90 kilómetros, 5.500 euros. Esta última ayuda solo incluye eléctricos puros porque no hay ningún eléctrico enchufable que supere más de 90 kilómetros de autonomía. Justo los de esta modalidad si suman varias ayudas pueden recibir hasta 7.250 euros: 5.500 euros del Plan Movea, 1.000 del concesionario y 750 de achatarramiento. Estas ayudas extra de ofrecen también para el resto de vehículos incluidos en el plan”, explica Dalmau.

En España ya se pueden comprar eléctricos con autonomías de entre 150 y 500 kilómetros. El mercado español de vehículos eléctricos cerró 2016 con 4.746 unidades vendidas, lo supone un incremento del 51,5% respecto a 2015. En lo que llevamos de este año 2017, se han vendido 2.193 unidades. El plan destina a estos vehículos 10 millones de euros.

Para los vehículos de gas licuado de petróleo (GLP) hay ayudas por valor de 1,3 millones de euros. Este sistema también conocido como autogás lo utilizan más de 25 millones de vehículos en todo el mundo, 15 millones de ellos en Europa y más de 45.000 en España, donde hay actualmente 357 puntos de repostaje de GLP. Con este gas, los vehículos tienen una autonomía de unos 300 kilómetros. El GLP es muy usado en Italia pero es el sistema que menos beneficios medioambientales tiene de los incluidos en el plan 2017.

“Hay una oferta incipiente de vehículos bi-fuel, ya sea con gas licuado (GLP) o con gas natural como el que entra en nuestras cocinas. Para poder utilizar esta tecnología se añade en los vehículos un depósito para el gas comprimido y se utiliza este combustible hasta que se agota pasando luego el coche a funcionar con gasolina. La diferencia de precio con respecto a un coche de gasolina es de unos 2.000 euros y, aunque supone un ahorro de hasta un 40% en el coste del combustible y es bastante más limpio que la gasolina o el gasoil, hasta ahora no han tenido ningún tipo de ayuda. Para quienes tienen un surtidor de gas cerca, el Plan Movea puede ser muy interesante ya que la cuantía equivale a la diferencia de precio con un coche de gasolina”, afirma el responsable de Coches.net.

Los vehículos de gas natural suponen un ahorro del 30% respecto al diésel y del 50% respecto a la gasolina. En esta área, muy defendida por fabricantes como el Grupo Volkswagen, encontramos dos opciones: el gas natural licuado (GNL) ideal para transporte pesado y el gas natural comprimido (GNC) destinado a automóviles, furgonetas y vehículos de transporte público. Actualmente hay 50 estaciones de gas natural operativas en España. Según datos de Anfac, las ventas de este tipo de vehículos crecen considerablemente: en 2016 se matricularon 1.116 unidades frente a las 533 de 2015 y 334 de 2014.