Este 14 de marzo se cumplen 20 años desde que se realizara el primer trasplante de hígado en el Hospital Regional de Málaga. Por este motivo, el centro sanitario celebra este aniversario con un acto científico que ha sido inaugurado esta mañana por la viceconsejera de Salud, María Isabel Baena, quien ha estado acompañada por los delegados de Gobierno e Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José Luis Ruiz Espejo, y Ana Isabel González, respectivamente, y el gerente del Hospital Regional de Málaga, Emiliano Nuevo, así como con profesionales del centro sanitario y la asociación de pacientes trasplantados de hígado, ATHEMA.

El programa científico, avalado por la Sociedad Española de Trasplante Hepático (SETH), recoge alguno de los cambios en la evolución en estos 20 años del trasplante hepático, desde las diferentes perspectivas de profesionales de las áreas más relevantes que participan en este complejo proceso – Aparato Digestivo, Cirugía General y Digestiva, Anestesia, Cuidados Intensivos y Enfermería -, así como la participación de un paciente trasplantado hace diez años, en representación de ATHEMA.

El programa ha concluido con la conferencia del director de la Unidad de Cirugía Hepato-Bilio-Pancreática y Trasplante Hepático de la Clínica Universitaria de Navarra, y actual presidente de la SETH, Fernando Pardo Sánchez, sobre ‘El trasplante hepático, ayer y hoy’.

Desde el primer trasplante hepático realizado en el Hospital Regional Universitario de Málaga el 14 de marzo de 1997, este programa ha conseguido unos excelentes resultados gracias a los avances científicos, técnicos, organizativos y de gestión. A fecha de hoy, el Hospital Regional ha llevado a cabo 921 trasplantes de hígado –de los que 13 se han realizado en lo que va de año-, habiendo actualmente 30 pacientes a la espera de un trasplante hepático.

En 1997, el hospital malagueño se incorpora al trasplante hepático cuando este es una realidad clínica en el mundo, por lo que en estos 20 años se ha vivido todo el proceso en el que se han incorporado los mayores avances habidos en el programa de trasplantes.

Los cambios organizativos y de gestión de listas de espera de pacientes pendiente de trasplante, introducidos a partir del año 2002 en Andalucía a través del Proceso Asistencial Integrado Trasplante Hepático, supusieron un salto cualitativo ya que permitieron acceder al trasplante a los receptores más graves y no por el criterio de antigüedad en lista. Estos avances se produjeron gracias a la adopción del sistema MELD, implantado de forma pionera en Europa y que consiste en un sistema de puntuación basado en parámetros bioquímicos que mide el grado de insuficiencia hepática y la gravedad del paciente.

Los aspectos organizativos y de gestión en Andalucía están sometidos a un proceso de evaluación permanente y análisis entre los distintos grupos de trabajo andaluces junto con la Coordinación Autonómica de Trasplantes, que definen y rediseñan de forma continuada el modelo de gestión de la lista de espera.

Así, en palabras del director de la UGC de Cirugía General, Digestiva y Trasplantes del Hospital Regional, Julio Santoyo, – que participó en el primer trasplante hepático – “nuestro mayor reto es realizar una estricta selección de los receptores, aquellos que más se beneficiaran del trasplante, ya que el número de donantes es limitado y tenemos que ofrecer ese recurso limitado a quien más lo necesite, los que estén más graves y tengan un mayor riesgo de mortalidad a corto plazo”.
Actualmente, 7 de cada 10 pacientes trasplantados de hígado están vivos a los 5 años, y 6 de cada 10 a los 10 años del trasplante, y con una buena calidad de vida. Estas cifras mejoran progresivamente con la mayor experiencia acumulada de los equipos de trasplantes.
Asimismo, en estos años ha habido un avance espectacular en técnicas médicas, quirúrgicas, anestésicas, en cuidados intensivos y, en general, en todas las áreas clínicas que participan del programa de trasplante hepático. Ello ha hecho posible que mejoren los resultados a pesar del perfil actual de donante – de mayor edad y más patología – y de tratar a unos receptores más graves.

“No podemos olvidar el importante avance conseguido con los nuevos antivirales en el control de la hepatitis por virus C; esto ha supuesto una revolución tremenda, pues la cirrosis producida por el virus C supone casi el 40% de las indicaciones de trasplante hepático en España” ha recordado el jefe de sección de la UGC de Aparato Digestivo del Hospital Regional, Juan Rodrigo. El tratamiento antiviral de la hepatitis por virus C ha permitido mejorar y estabilizar la patología en algunos candidatos a trasplante, retrasando el momento del trasplante, y al mismo tiempo, evitar que se reproduzca la cirrosis en pacientes con órganos trasplantados.