El año pasado se produjeron 102.362 accidentes de tráfico con víctimas, en las que perdieron la vida 1.810 personas  y otras 9.755 fueron heridas que necesitaron ingreso hospitalario. Estos datos se refieren a los accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas.

El incremento del 7%  fallecidos respecto al año anterior ha sido desigual en vía interurbana que en urbana. Mientras que en urbana ha aumentado el número de víctimas mortales en un 18% (+78 fallecidos) en el caso de las vías interurbanas ese incremento ha sido de un 3%. (+43)

“No son las cifras que nos hubiera gustado comunicar, ha manifestado Gregorio Serrano, director de la DGT,  por eso estamos trabajando cada día y muy especialmente  en consonancia con los ayuntamientos, para tratar de reducir el repunte de víctimas, sobre todo de vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas), en las carreteras”.

“Vamos a renovar el Convenio firmado con la Federación Española de Municipios y Provincias para avanzar en medidas a implantar en los ayuntamientos que ayuden a rebajar la accidentalidad en las vías urbanas. Además, estamos elaborando una guía para facilitar y promover buenas prácticas técnicas en el ámbito de la infraestructura desde el punto de vista de la seguridad vial, tales como el calmado del tráfico, mediante la moderación de la velocidad, para reducir la accidentalidad en las travesías y vías urbanas y lograr la homogeneidad de las actuaciones”.

Esta guía, presentada por el Ministro del Interior ante la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados, se pondrá a disposición de las distintas administraciones con competencia en la materia,  y recopilará ejemplos de posibles actuaciones de bajo coste y elevada eficacia para implantar en nuevas infraestructuras o para remodelar las existentes.

Pese a estos datos,  España sigue situándose en la quinta posición en el ranking europeo por tasa de víctimas mortales, con 39 fallecidos por millón de habitantes, muy por debajo de la tasa europea que se sitúa en 51 y por delante de países como Francia, Alemania, Italia  o Finlandia.