Diez crisis humanitarias en todo el mundo, entre ellas situaciones de desplazamiento forzoso que afectan a millones de hombres, mujeres y niños, no fueron denunciadas lo suficiente el año pasado, reveló un informe de la organización internacional de ayuda CARE, reportado por ACNUR este lunes.

El estudio llamado “Sufriendo en Silencio”, encontró que crisis como las de Perú, Eritrea, Burundi, Sudán, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Mali, Niger, Cameroon, Chad y Vietnam, “raramente” fueron reportadas en los medios.
“Todos sabemos que una sola foto puede hacer que el mundo dirija su atención a un problema, pero las personas en los países que figuran en el informe de CARE están muy lejos de las cámaras y micrófonos de este mundo. Estas crisis podrían no ser noticia en los medios, pero eso no significa que podamos olvidarnos de ellas”, declaró Laurie Lee, secretaria interina general de CARE International.

Las lluvias torrenciales que provocaron inundaciones, deslizamientos de tierra y avalanchas de lodo, recorrieron todas las costas del Perú en marzo de 2017. Grandes partes del país se vieron gravemente afectadas, incluida la capital Lima, donde se vieron las peores inundaciones en 20 años, con 10 veces más de los niveles de lluvia en todo el país. En abril, casi la mitad del país estaba en estado de emergencia y crisis de salud pública fueron declaradas en siete regiones.

El desastre fue el resultado de un fenómeno natural llamado El Niño Costero, que surgió del calentamiento oceánico, y afectó a más de 1.7 millones de personas, un tercio de ellas niños y adolescentes. Más de 150 personas fallecieron y 210.000 casas fueron destruidas o severamente dañadas.

Las comunidades afectadas, la mayoría de ellas extremadamente pobres, perdieron sus medios de subsistencia. La infraestructura del país también fue duramente golpeada. Más de 260 puentes colapsaron y casi 3.000 kilómetros de carreteras fueron destruidos, aislando cientos de pueblos y ciudades.