El actor gallego Luis Tosar  y el director Dani de la Torre (El Desconocido)  se reúnen de nuevo para rodar ‘La sombra de la ley’. Con guion de Patxi Amezcua (Atrapa la bandera,  Séptimo), la película se inspira en hechos históricos y quiere ser un reflejo de la sociedad española de principios del siglo XX, representando a través de sus tramas y personajes la vida y los conflictos de la época.

‘La sombra de la ley’, cuyo reparto completan Michelle Jenner, Vicente Romero, Ernesto Alterio, Paco Tous y Manolo Solo, relata una historia que ayuda a conocer, a través de acontecimientos pasados, cómo es el país en el que vivimos.  La cinta nos tralada al año 1921. Concretamente, España vive un momento agitado y caótico: son los años del plomo, fruto de los violentos enfrentamientos callejeros entre matones y anarquistas. El gansterismo y los negocios ilegales están instalados en la sociedad.

En esta situación de disturbios y crímenes, Aníbal Uriarte es un policía enviado a Barcelona para colaborar con la comisaría local de policía en la detención de los culpables del robo a un tren militar.

Aníbal y sus formas no encuentran mucho apoyo entre sus compañeros y enseguida comienzan los enfrentamientos y desconfianzas con el inspector Rediú, un superior corrupto.
Aníbal entrará en contacto no sólo con los bajos fondos de la sociedad barcelonesa, entre ellos, con un Barón alemán, un mafioso con importantes conexiones, sino también con el mundo anarquista más radical, dispuesto a todo para conseguir sus objetivos. Allí conocerá a Sara, una joven luchadora y temperamental, cuyo encuentro tendrá consecuencias inesperadas para ambos.

Dani de la Torre ha subrayado que siempre ha sentido fascinación por las películas de gánsters, por los alegres años veinte, la Ley Seca, sus luchas de poder, de corrupción y muerte. “El arranque del siglo XX fue una época convulsa, llena de luchas sociales, sindicales y territoriales. De fondo, el jazz invadía los clubes de la ciudad y las faldas se recortaban por encima del tobillo: la discreción y el recato empezaban a pasar a la historia”.

“En este contexto nuestro protagonista, Aníbal, tendrá una difícil misión que le llevará a convivir con empresarios sin escrúpulos, pistoleros a sueldo, peligrosos anarquistas y policía corrupta. Vivirá un viaje único donde luchará por sobrevivir, volverá a descubrir el amor y donde la única ley que impera es la de las armas: la ley del plomo”, prosigue.