El portavoz de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, transmitió a la prensa la reacción del Secretario General de la ONU, António Guterres, ante la propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018 presentado este jueves por la Casa Blanca.
El proyecto, que debe pasar por la aprobación del Congreso, reduce sustancialmente la aportación de Washington a las Naciones Unidas, eliminaría la partida para la Iniciativa Global de Cambio Climático, y disminuiría los aportes a las labores de pacificación.

Dujarric señaló que Guterres reconoce el apoyo que el país anfitrión ha ofrecido a la ONU durante años como su mayor contribuyente y reafirmó su compromiso con las reformas destinadas a asegurar que la ONU cumple su propósito, de manera eficiente y productiva.
“Sin embargo, los recortes abruptos de fondos podría provocar la adopción de medidas que socavarían el impacto de los esfuerzos de reformas a largo plazo. El Secretario General está listo para discutir con Estados Unidos y con cualquier otro Estado miembro sobre las mejores formas para que la Organización sea rentable para lograr los objetivos y valores compartidos”, dijo el portavoz.

Dujarric añadió que Guterres suscribe plenamente la necesidad de combatir el terrorismo de manera efectiva, pero consideró que esta lucha requiere algo más que gastos militares.
En ese sentido, subrayó la necesidad de afrontar las causas subyacentes del terrorismo a través de la inversión continua en la prevención y solución de conflictos, en el combate al extremismo violento, en las misiones para la construcción y el mantenimiento de la paz, así como en el desarrollo incluyente, el respeto a los derechos humanos y en la respuesta oportuna a las crisis humanitarias.

Dujaric concluyó afirmando que el Secretario General considera que la comunidad internacional se encuentra ante enormes retos globales, que solo podrán ser resueltos mediante un sistema multilateral fuerte y efectivo, del que las Naciones Unidas continúa siendo su pilar principal.