Las acusaciones españolas contra Rusia por su supuesta injerencia en la situación de Cataluña perjudican a las relaciones bilaterales entre los dos países, señaló hoy el Ministerio de Exteriores ruso.

“Nos gustaría que nuestros colegas españoles comiencen a responder acerca de sus palabras y presenten datos concretos” que avalen la supuesta interferencia, dijo la portavoz del Ministerio, María Zajárova, en conferencia de prensa.

La declaración del Ministerio de Exteriores ruso se produce después de que, entre otras declaraciones, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, expusiera que el 50% de las injerencias detectadas en redes sociales para potenciar el mensaje desastabilizador independentista procedían de Rusia.

Los comentarios de Zajárova siguen a las declaraciones efectuadas ayer por el propio ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quienes consideraron que las acusaciones contra Moscú son una muestra más de la histeria antirrusa desatada en Occidente, así como de la incapacidad de los países afectados para lidiar con sus problemas internos.