Venus, firma de baño española nacida en la década de los 30, apuesta por nuevas estrategias de ventas y expansión para seguir manteniéndose como una de las marcas más importantes del sector en nuestro país.

En 1932 nacía en España la marca Venus, encargada de diseñar y confeccionar corsetería y lencería. En su evolución en el mundo de la moda, en la década de los 60, la firma pasó a comercializar sus primeros trajes de baño con los que, sin duda, ha triunfado con el paso de los años.

Siendo una empresa familiar que nacía en un céntrico barrio de Madrid, la firma siempre se caracterizó por la calidad de su producto, dándole una grandísima importancia a la calidad de su materia prima, a su exclusivo diseño y a un cuidado y mimado patronaje. De este modo, verano tras verano, Venus se ha mantenido siempre a la vanguardia y ha seguido posicionándose como una de las firmas españolas de baño más importante de todos los tiempos.

Madres, abuelas, hijas y nietas, familias y generaciones enteras han conocido de primera mano esta firma que vende sus prendas en tiendas multimatrca de todo el territorio nacional. Ahora, la misma busca reinventarse sin perder su esencia ni sus principales características, como la calidad y exquisitez de sus diseños, tejidos y costuras.

Para ello, además de una renovada página web, Venus tiene como principales objetivos durante los próximos meses apostar por nuevas estrategias de expansión y distribución, como su venta online. Por otro lado, la firma española, que también diseña complementos de baño, lanzará una colección más juvenil con el objetivo de ampliar su target.

Por el momento, cabe destacar que Venus ha apostado en 2018 por un nuevo plan de comunicación y marketing con el que, además, incluyen acciones relevantes que impulsarán la promoción y venta de la moda de baño de nuestro país.

Marcos Pizarro, Director General de Venus que se puso al frente de la empresa hace casi ocho años con el fin de modernizar la misma, afirma: “Nos encontramos en una situación de crecimiento continuo desde hace años y nuestro objetivo sigue siendo cubrir las necesidades de nuestras clientas pero ahora, además, también queremos llegar hasta un público más joven”. Y añade: “Generación tras generación se ha seguido la filosofía de trabajo de los fundadores de la firma: pensar en el cliente y ofrecerle calidad. Estamos orgullosos tanto de nuestro sistema de producción como de la calidad y el diseño de nuestros modelos. Quizás nuestro punto más débil ha sido el de tener un contacto más directo con el cliente, por eso hemos apostado por estas nuevas estrategias”

Sin duda, Venus sigue apostando fuerte por mantenerse como una de las firmas más importantes de baño, adaptándose en cada momento, como ha hecho a lo largo de los años, a las tendencias del mundo de la moda y a las necesidades de su público objetivo.