El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se aprestan a liderar una eventual respuesta ante el nuevo escenario que se abre en Cataluña con la investidura del candidato de JxCat, Quim Torra, como presidente de la Generalitat, y su promesa de poner en marcha el “mandato del 1-O” y crear la “república catalana”. Ambos líderes han acordado “reforzar su acuerdo político”, el que les llevó a aplicar el artículo 155 de la Constitución el pasado mes de octubre, y se han comprometido a dar una “respuesta pactada y proporcional en la defensa de la legalidad” ante “cualquier eventual desafío”.

En este sentido ambos han coincidido en rechazar cualquier intento de poner en marcha estructuras políticas distintas a las únicas válidas, que son aquellas contempladas en la Constitución y el Estatuto de autonomía de Cataluña.

Asimismo el Gobierno y ambas formaciones políticas han acordado que la vigilancia en el cumplimiento de la legalidad se haga extensiva a los recursos públicos que conforman el presupuesto de la Generalitat para garantizar que se destinen al cumplimiento de los fines de interés general para el que están previstos, en los términos en que se ha venido haciendo desde la decisión adoptada por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos en el año 2015.

Este acuerdo está abierto a todas las fuerzas políticas constitucionales que apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución que permitió la reparación de la legalidad quebrantada por el anterior gobierno de la Generalitat. Asimismo está abierto a cualquier otra formación política que desee mostrar su compromiso con nuestras instituciones y el cumplimiento del ordenamiento jurídico.