En una comparecencia en La Moncloa en la que ha valorado las elecciones autonómicas celebradas ayer en Cataluña, el presidente del Gobierno ha expresado su confianza en que se abra en esa comunidad una etapa basada en la cooperación y el reconocimiento de la pluralidad que genere certidumbre.

El jefe del Ejecutivo ha resaltado que los comicios autonómicos, “una vez restaurado el principio de legalidad”, se celebraron con garantías y la participación de todos los partidos políticos. Además, la jornada se desarrolló “con normalidad y tranquilidad” y los interventores y apoderados pudieron ejercer las funciones que les asigna la ley.

Mariano Rajoy también ha destacado la alta participación registrada, “reflejo de la respuesta cívica de los ciudadanos de Cataluña ante la situación política existente y los retos de futuro que Cataluña tiene planteados”.

En relación con los resultados, ha felicitado a Inés Arrimadas y a su partido, “que ha ganado las elecciones tanto en número de escaños como de votos”. La parte negativa, ha añadido, es que “los que queríamos el cambio no hemos conseguido los escaños suficientes para llevarlo a buen término”. Rajoy ha recordado que, en cualquier caso, los independentistas han seguido perdiendo apoyos: de 76 diputados y un porcentaje de votos del 48,76% en las elecciones de 2010 han pasado a 70 diputados y un 47,49% en las celebradas ayer.

A juicio del jefe del Ejecutivo, los resultados evidencian que “Cataluña no es monolítica, es plural y todos debemos cultivar esa pluralidad como una virtud y una riqueza”. Reparar la fractura que la radicalidad ha generado en la sociedad catalana llevará tiempo y “debería ser la primera obligación de todos los actores políticos”, ha manifestado. Una “reconciliación”, ha dicho, que debe producirse “de la mano de la ley y del respeto a los derechos de todos, las mayorías y las minorías”.

Mariano Rajoy ha emplazado a los partidos políticos catalanes a ofrecer “soluciones de gobernabilidad”. Además, ha expresado su confianza en que se abra en Cataluña una etapa “basada en el diálogo y no en el enfrentamiento, en la cooperación y no en la imposición, en la pluralidad y no en la unilateralidad”.

El Ejecutivo, ha subrayado, ofrece “toda su colaboración y toda su mejor voluntad de diálogo constructivo, abierto y realista, siempre dentro de la ley, al Gobierno que se constituya en Cataluña, para resolver los problemas de los catalanes y para generar un marco de certidumbre y seguridad”. Solo así, ha argumentado, será posible mantener en Cataluña el crecimiento y la creación de empleo, recuperar las inversiones y las empresas perdidas y mejorar “el bienestar y la riqueza de las personas, que al fin y a la postre debe ser el objetivo de cualquier Gobierno que se precie”.

El presidente ha señalado que el artículo 155 de la Constitución se aplicó en Cataluña de forma razonable, prudente e inteligente, con el consenso de la mayoría del Senado, el apoyo mayoritario de los partidos y el respaldo de Europa.

Mariano Rajoy ha argumentado que se puso en marcha ante “una situación excepcional y las situaciones excepcionales en democracia deben durar poco”. En este sentido, ha justificado que se convocaran elecciones rápidamente “con el objetivo fundamental, que se ha conseguido, de restaurar la legalidad”.

Preguntado sobre la retirada de este artículo, el jefe del Ejecutivo ha respondido que dejará de aplicarse “en la fecha que estableció el Senado, es decir, cuando haya un nuevo Gobierno en Cataluña”.

221217Rajoy_04El jefe del Ejecutivo ha asegurado que no tiene ninguna intención de adelantar las elecciones generales e intentará que “la legislatura termine cuando toca, que es a mitad del año 2020”. “Las legislaturas son para cuatro años porque a la gente no se le puede estar obligando constantemente a ir a las urnas”, ha añadido.

A su juicio, “el Gobierno está gobernando tranquilamente, ve cómo la consolidación de la recuperación económica se está produciendo y está creando empleo”,

El presidente ha afirmado que su posición sobre la reforma de la Constitución es la de siempre, con independencia del resultado de las elecciones en Cataluña: “Tiene que saberse exactamente para qué, cuáles son los objetivos y cuáles son las medidas que hay que poner en práctica. Si alguien quiere que se reforme la Constitución para suprimir la soberanía nacional o la unidad de España es evidente que con el presidente del Gobierno de España no puede contar”.

Por otra parte, Mariano Rajoy ha señalado que la situación procesal de Carles Puigdemont y de otras personas elegidas diputadas no depende de la votación de ayer, sino de las decisiones que adopte la Justicia: “Los políticos debemos someternos a la Justicia como cualquier otro ciudadano y no es la Justicia la que debe someterse a ninguna estrategia política”.

Asimismo, ha reiterado su disposición al diálogo con aquella persona que ejerza la presidencia de la Generalitat.

En cuanto a las cuentas públicas, el presidente considera que el resultado electoral en Cataluña no afectará la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, que comenzará el próximo lunes.