Al término de la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso y en declaraciones a los medios de comunicación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en que el único escenario que contempla el Ejecutivo es que el referéndum “no se puede celebrar”.

“No va a haber referéndum”, ha asegurado Mariano Rajoy, porque el Gobierno va a “cumplir con su obligación”: “Si a alguien se le cita para acudir a una mesa electoral, que no vaya porque no puede haber referéndum y porque sería un acto absolutamente ilegal”.

Respecto a lo ocurrido la semana pasada en el Parlamento de Cataluña, ha reiterado que “fue un acto claramente antidemocrático” porque no solo se “privó” a los diputados de sus derechos, sino que “se cambió la legalidad, se liquidó la soberanía nacional y se convocó un referéndum”. Es decir, “fue un golpe a la democracia como no hemos visto nunca”.

En cuanto a la oferta de diálogo de Carles Puigdemont, el presidente ha explicado que “llevamos mucho tiempo hablando”, pero algunas cosas son “innegociables” porque supondría “liquidar la soberanía nacional y pasar por encima de la Constitución y del Estatuto de Autonomía de Cataluña”. Ha agregado que “ningún gobierno democrático en ningún país del mundo” aceptarían “algo de esas características”.