En comparecencia en el Palacio de la Moncloa tras la última reunión del año del Consejo de Ministros para hacer balance de 2017,  el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado que convocará la sesión constitutiva del Parlament para el próximo 17 de enero tras las elecciones catalanas del 21D y ha advertido, de cara al 2018, que “no caben más apelaciones a la ruptura ni a la ilegalidad” en referencia a la declaración unilateral de independencia suspendida por el Tribunal Constitucional.

“Espero que el próximo Govern sea capaz de dialogar con todos los catalanes y con el resto de España a través de los disntitos foros institucionales y los representantes de la soberanía nacional en el Congreso”, ha señalado antes de anunciar la fecha de la sesión constitutiva del nuevo Parlament.

Una vez se celebre la sesión constitutiva, “lo normal es que en plazo de 10 días se celebre la sesión de investidura si hay candidato”, ha explicado después en respuesta a las preguntas de los periodistas.

La economía ha centrado buena parte del discurso de Rajoy, en el que ha asegurado que “son más los elementos para un balance positivo que negativo” y que ha sido “un año ganado a la recuperación” que espera termine con un crecimiento cercano al 3,1%. El presidente del Gobierno ha insistido en que se han recuperado 2 millones de puestos de trabajo con el horizonte de llegar a los 20 millones de ocupados a finales de 2019. También ha reiterado que este año se crearán 600.000 empleos y que el objetivo es situar la tasa de paro en el 11 % en 2020.