Cada pareja dialogó sobre sus respectivos recorridos académicos y profesionales

– María Benjumea, Eduardo Gil Elejoste y Nuria Oliver, tres brillantes personalidades de los sectores de innovación, emprendimiento, desarrollo tecnológico e ingeniería de nuestro país fueron los protagonistas de la segunda edición de los ‘Diálogos de Mujer e Ingeniería’ promovidos por la RAI y que, en esta ocasión, contó con la colaboración de Gas Natural Fenosa.

La cita tuvo lugar el martes 30 de enero a las 18:00 en el espacio innovaHub de Gas Natural Fenosa en Madrid -gracias a Blanca Losada, directora de Ingeniería e Innovación Tecnológica de Gas Natural Fenosa, que participó en la primera edición de Diálogos Mujer e Ingeniería– enmarcado en el macroproyecto Mujer e Ingeniería que tiene como objetivo promover una mayor presencia de las mujeres en el sector tecnológico.

La Real Academia de Ingeniería ha destacado que ha sido un honor contar con la colaboración de estos tres destacados profesionales, reconocidos por sus dotes de liderazgo y capacidad de alta dirección: María Benjumea, fundadora y CEO de Spain Startup; Eduardo Gil Elejoste, presidente de Praxair Europa y Nuria Oliver, Directora de Investigación en Ciencias de Datos en Vodafone.

Cada uno de ellos protagonizaron un diálogo, de unos 15 minutos de duración con una joven estudiante de ingeniería a punto de finalizar sus estudios: Carolina Calvo, máster en ingeniería industrial (UC3M); Loreto Albiñana, doble máster en ingeniería industrial y liderazgo (UPM-Fundación Rafael del Pino) y María Pardo, máster en robótica y automática (UC3M).

Rosa María Sanz, directora general de personas y recursos de Gas Natural Fenosa, dio la bienvenida a Gas Natural Fenosa dando paso a la segunda edición de Diálogos Mujer e Ingeniería.

Javier Pérez de Vargas, director gerente de la Real Academia de Ingeniería, abrió el acto dejando claro que el trabajo de todos es importante en el proceso de empoderamiento de la mujer dentro del sector de la Ingeniería y de la Innovación: “uno más uno suma mucho más que dos y fomentar la presencia de la mujer es cosa de todos”.

La primera pareja en comenzar fue la formada por María Benjumea, fundadora de South Summit, y Carolina Calvo, máster en ingeniería industrial (UC3M). Benjumea admitió que “Las mujeres tenemos que concienciarnos de que emprender merece la pena de verdad, y llegar a liderar tu propio proyecto tras pasar por una carrera técnica puede ser algo apasionante”.

Benjumea coincidió con Pérez de Vargas en la importancia de la formación continua, más allá de la reglada. “Si todo apunta a que la clave del mundo en que vivimos es y será la innovación, para innovar hay que cambiar constantemente el chip y formarte. La principal barrera somos nosotros mismos, y el mayor triunfo es demostrarnos que somos capaces de hacer algo”, concluyó María Benjumea.

La segunda pareja de Diálogos fue Eduardo Gil Elejoste, presidente en Praxair Europa y Loreto Albiñana, doble máster en ingeniería industrial y liderazgo (UPM-Fundación Rafael del Pino). Gil Elejoste se refirió a las bondades de estudiar ingeniería, más allá del género, “porque abre muchas puertas y no te compromete a nada… Luego puedes dedicarte a la banca de inversión o marcharte de España a probar suerte”.

Para el directivo vivimos un momento en el que las empresas nuevas -Google, Facebook o Amazon- tienen más fácil contar entre sus filas con un número importante de mujeres por ser de creación más reciente, mientras que el efecto embudo está muy presente en la empresa tradicional, donde los consejos y puestos directivos están integrados en su mayoría por hombres, “que se tienen que ir jubilando”. Manuel Seara le preguntó sobre la opción de imponer una cuota que obligue a una determinada presencia femenina, Gil Elejoste se mostró contrario “simplemente porque creo que la mujer puede llegar por sí sola a esos puestos. Poco a poco hemos ido mejorando mucho; ahora en las empresas entra lo mejor de cada casa, y ahí la mujer tiene su espacio”.

La tercera parte de Diálogos la protagonizaron Nuria Oliver, directora de Investigación en Ciencias de Datos en Vodafone y María Pardo, máster en robótica y automática (UC3M).

Nuria Oliver se mostró crítica con las consecuencias de que el mundo tecnológico esté ‘diseñado’ fundamentalmente por hombres, “algo sobre lo que distintas investigaciones detectan derivadas negativas; la tecnología es universal, todos la usamos, sin embargo nace de grupos homogéneos, y eso no es bueno”, apuntó Nuria Oliver.

La directiva hizo mención a la educación como pilar fundamental del cambio: “Llevo años defendiendo una reforma educativa que incluya la asignatura Pensamiento Computacional, no sólo para aprender a programar, sino para entender el mundo. Si la tecnología deja de tener género se acabarán por potenciar vocaciones necesarias”.

Sara Gómez, directora de Mujer e Ingeniería cerró el acto recordando que vivimos un déficit de ingenieros, en ambos géneros, y que, en el caso de la mujer, algunos rechazos hacia el mundo ingenieril tienen que ver con que no le ven una vertiente social, sin embargo “el mundo se parará sin ingenieros, y merece la pena estudiar una ingeniería, porque de verdad contribuimos a hacer la vida mejor”.