Salto cuantitativo en algo más de dos años, según el Anuario Energético de Canarias 2016

Este informe está publicado en la web de la Consejería incluye las principales magnitudes del sector energético, así como información histórica y detallada de su evolución, lo que permite tener una visión más completa de la realidad energética del Archipiélago y determinar los avances conseguidos en la actualidad, en relación con los datos de 2016.

Así, en la actualidad, el índice de penetración de las renovables en Canarias no solo ha crecido en algunas islas más de cuatro puntos con respecto a 2016, sino que, además, ha permitido que se registren picos de penetración por encima del 30% en algunas islas, lo que supone un hito histórico en Canarias y también a nivel de regiones insulares en general.

Estos avances son resultado de las acciones desarrolladas desde el comienzo de la legislatura para dar un impulso decisivo a la penetración de renovables, y en especial a la eólica, con la aprobación de un cupo de retribución específica para 49 parques con una potencia de 436,3 megavatios, después de diez años de bloqueo.

En esta línea, desde la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento se recalca que el objetivo es conseguir que la penetración de renovables se situé en el 20% a final de legislatura gracias, entre otras cosas, a la nueva convocatoria de energía eólica que el Ministerio de Energía se ha comprometido a sacar en las próximas semanas, a la que hay que sumar otra de energía fotovoltaica y otra adicional de energía eólica, en el primer trimestre de 2019.

A día de hoy, la potencia de origen renovable que existe en las islas ha aumentado un 8,7% con respecto a los datos de 2016, pasando de los 367,7MW hasta los 400MW. Además, se calcula que, con los nuevos parques eólicos que se está construyendo, en pocos meses se alcanzarán los 520 MW y, al final de 2018, si se construyen todas las instalaciones eólicas que se han autorizado se podrá llegar a cerca de 660 MW de potencia renovable, lo que supone un 80% más con respecto a lo alcanzado en 2016.

En este contexto, el departamento que dirige Pedro Ortega insiste en la necesidad de seguir trabajando para cambiar el actual modelo energético, de manera que las islas continúen reduciendo la alta dependencia energética que tienen del exterior y aprovechando los recursos naturales que tienen las islas para consolidar un modelo más sostenible y menos contaminante.

De acuerdo con los datos del Anuario, la demanda de energía final en el año 2016 se situó en 3,5 millones de tep, lo que supone un 6,07% más con respecto al año anterior. El suministro de combustibles a usuarios finales, absorbe la mayor parte de esta demanda, alcanzando el 79,8% del total, mientras que el otro 20% responde a electricidad y un 0,24% a solar térmica.

Por sectores, la mayor parte del consumo energético corresponde al transporte (terrestre, aéreo y marítimo), con el 74,3% del total, seguido del sector servicios (11,93%) y el sector residencial (9,4%) y el sector primario (1,18%) y otros usos no especificados (0,34%).