… a menos que la gente deje de utilizar artículos de un solo uso elaborados con este material, como las bolsas y las botellas

– Según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), la contaminación plástica está presente en todas partes, desde las playas de Indonesia hasta en el fondo del océano en el Polo Norte y está ascendiendo por la cadena alimenticia hasta llegar a nuestras mesas.

En 1950, con una población de 2.500 millones de habitantes, el mundo produjo 1,5 millones de toneladas de plástico; el pasado año, con una población de más de 7 mil millones, se  produjeron 300 millones de toneladas,  con graves consecuencias para las plantas y los animales marinos.

“Según algunas estimaciones, el 99% de todas las aves marinas habrán ingerido algún tipo de plástico a mediados del siglo”, dijo Petter Malvik, Oficial de Comunicaciones del PNUMA.

A principios de este año, la ONU declaró la guerra contra el plástico oceánico, lanzando la campaña #Mareslimpios, durante  la Cumbre Mundial del Océano organizada en Bali por The Economist.

La iniciativa insta a los gobiernos a aprobar políticas de reducción de plásticos, urge a las industrias a disminuir los empaques que utilizan este material y a rediseñar productos y llama a la gente a cambiar sus hábitos.

Durante el encuentro, Indonesia se comprometió a eliminar su basura marina en un 70 por ciento para 2025; Uruguay anunció que impondrá impuestos a las bolsas plásticas de un solo uso y Kenya acordó eliminarlas por completo.

“La campaña #Mareslimpios ya ha logrado importantes victorias para los océanos, pero el trabajo está lejos de terminar. Para 2022, pretendemos alcanzar la prohibición global de las microperlas en los productos de cuidado personal y los cosméticos y una drástica reducción en la producción y uso de plástico de un solo uso”, dijo Malvik.

Las microperlas son pequeñas piezas de plástico utilizadas, entre otras cosas, en productos exfoliantes y pasta de dientes. Se describen en los ingredientes como polietileno o polipropileno.
Dada la cantidad de plástico presente hoy en los océanos, gran parte de la vida marina lo ingiriere directamente o a través de la alimentación con criaturas marinas más pequeñas.

“Con una población planetaria estimada en 9.700 millones de personas en 2050, la amenaza de las poblaciones de peces contaminados con microplásticos y sus toxinas asociadas sería muy grande”, agregó Malvik.

 

Resolver el problema de la contaminación plástica requerirá acuerdos internacionales

– Durante la semana del 5 de junio, los Estados miembros y representantes de la sociedad civil se reunirán en la sede de la ONU en Nueva York para la Conferencia Oceánica. Uno de los resultados que se espera de ella es un Llamado a la Acción para establecer el rumbo hacia un futuro más sostenible para los océanos y mares del mundo.

El tema central de la conferencia será la discusión sobre cómo alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, que busca aliviar la pobreza y la desigualdad, preservando al mismo tiempo al planeta.

El ODS 14 llama a redoblar los esfuerzos para conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos.