La Unión por el Mediterráneo (UpM), en colaboración con la República de Portugal, ha organizado la cuarta edición de esta conferencia regional

La Unión por el Mediterráneo ha organizado los días 10 y 11 de octubre, en la capital portuguesa, su cuarta conferencia de alto nivel sobre el empoderamiento de la mujer, bajo el título ‘Mujeres constructoras de sociedades inclusivas en el Mediterráneo’. Esta edición ha reunido a 300 participantes de más de 30 países entre los que destacan algunas de las voces más activas en la lucha por la igualdad de género en la región.

La presidenta de Malta, Marie-Louise Coleiro Preca, inauguró este martes la conferencia, que además contó con la participación de las ministras responsables de igualdad de género Maria M. Leitão Marques (Portugal), Hala Lattouf (Jordania) y Néziha Labidi (Túnez), así como con la de la presidenta del Consejo Nacional Egipcio para la Mujer, Maya Morsi, y la de la secretaria general del Servicio de Acción Externa Europeo, Helga Schmid.

“La igualdad de género es un derecho humano fundamental, un indicador de desarrollo y una contribución esencial a los esfuerzos por abordar los acuciantes retos a los que se enfrenta la región actualmente”, declaró Kamel Nasser, secretario general de la UpM en la sesión inaugural.

Los participantes han debatido sobre el papel de los hombres, el sector privado y los medios en el cambio de los estereotipos y la eliminación de las barreras sociales. También han explorado distintas vías para combatir la violencia machista y empoderar a las mujeres en las zonas agrícolas y rurales, así como el papel de la mujer en la ciencia, la tecnología y la innovación y las medidas para invertir en salud reproductiva. Destacadas organizaciones internacionales como ONU Mujeres, ONUDI, PNUD, la asamblea Parlamentaria de la UpM (AP-UpM), Science Po Paris, la Fundación Konrad Adenauer, CIHEAM y la Fundación para las mujeres euromediterráneas, han organizado una serie de seminarios paralelos que han puesto en relieve historias de interés humano de proyectos UpM, un foro regional de mujeres emprendedoras y sesiones de diálogo político con representantes y parlamentarios de la UpM.

El encuentro ha brindado la oportunidad de hacer balance de los progresos realizados por los Estados miembros de la organización un año después de la adopción de la declaración ministerial para fomentar la igualdad de género. Asimismo, se ha presentado la campaña regional que se lanzará en los próximos meses para prevenir y combatir la violencia contra las niñas y las mujeres en los países del sur del Mediterráneo. Representantes de los países y expertos regionales han acordado un mecanismo de seguimiento con indicadores regionales para medir eficazmente los progresos realizados en el ámbito de los derechos de la mujer, evaluar las diferencias de género y ofrecer recomendaciones a políticos y parlamentarios.

La UpM ha presentado también su proyecto más reciente: “Aumentar el compromiso civil y social de las mujeres y la juventud en la lucha contra la violencia y los extremismos”. Adoptado hace apenas unos días por los Estados Miembros, este proyecto pretende respaldar durante 4 años y con un presupuesto de €2,6 millones, el compromiso activo de los jóvenes en sus comunidades locales para combatir la violencia y el extremismo. El proyecto abarca 5.000 beneficiarios directos y 20.000 miembros de comunidades y se implementará, en una primera fase, en Marruecos y en Túnez.

En palabras de Laurence Païs, vicesecretaria general para asuntos sociales y civiles de la UpM : “Este pasado año el mundo ha sido testigo de un llamamiento global a la igualdad de género y al empoderamiento de las mujeres, y en nuestra región no ha sido diferente. Las sociedades inclusivas son sociedades más prósperas y la prosperidad es un pilar fundamental para la seguridad y el bienestar de nuestros ciudadanos, independientemente de su género”.

Según estudios recientes, si existiera paridad en la participación de hombres y mujeres en el mercado laboral, el PIB regional podría verse incrementado hasta en un 47 % en la próxima década, beneficiando a la región con un impacto económico de unos €490 mil millones anuales.

La conferencia ha contado con apoyo financiero de la Agencia Sueca Internacional de Cooperación al Desarrollo (Sida)